Leopoldo María Panero, a modo de introducción — María Inés Pérez