Una democracia sin cuidado de sí— Gonzalo Percovich