¿Y qué con la locura?— Jesús R. Martínez Malo