Actividades anteriores

Psicopatía Autista

Argumento

El fin del siglo XIX vio multiplicarse, en lengua alemana, las Psychopathia Sexualis: la de Kaan en 1844; la de Krafft-Ebing en 1866, de la que quince reediciones se editaron con un aumento de la mitad en la edición final de 1923 por Albert Moll y que fue traducida al francés con un prefacio de Pierre Janet en 1931; en lengua inglesa, la de Havelock Ellis. En los mismos anos, aparecía en Inglaterra una «obra inmensa […], una de las menos conocidas» (Foucault), My secret life, en la que un inglés contaba día por día sus placeres sexuales. Con esta proliferación de observaciones consignadas por psiquiatras, con estas confesiones íntimas, se construía lo que Michel Foucault senalaba como una «teoría de la sexualidad», teoría cuyo marco prínceps fue médico-legal, «para uso de médicos y juristas», como subtitulaba Krafft-Ebing.
Lacan, en su seminario La ética del psicoanálisis (1959-1960), el 30 de marzo de 1960, había juzgado esas Psychopathia sexualis: «La pretendida objetividad científica que se despliega en estos libros que sólo constituyen una mezcolanza apenas criticada de documentos, les da un ejemplo viviente de la conjunción de cierta foolery [tontería] con una knavery [bellaquería], una canallada fundamental, de la que hacía la vez pasada la característica de cierto modo de pensamiento, llamado en esta ocasión, de izquierda, sin prejuzgar acerca de lo que puede aparecer, en otros dominios, de abusos y enclaves […]».
La mitad del siglo xx ve reunir una serie de observaciones de ninos raros hechas por Leo Kanner. Será el comienzo, en el dominio de la patología de la infancia, de un fenómeno, el autismo, que irá ampliándose. Si no hay obras que se titulen en sentido estricto Psycopathia Autista (Asperger tituló Autistischen Psychopathen su tesis de 1943-1944), considero sin embargo que la multitud de estudios, observaciones, investigaciones y testimonios concernientes a lo que es llamado autismo, construyen una «psycopathia autista» –Autistic Psychopathy en la lengua que la domina- en un marco de categorías que siguen siendo morales, médicas o jurídicas, y que se llaman hoy conductismo, neurociencias, discapacidades. Esas obras recurren sea a teorías orgánicas para hacer la hipótesis de lesiones, déficits neurológicos o genéticos; sea a teorías del lenguaje para sospechar un déficit de la comunicación; o, finalmente, a teorías psicológico-psicoanalíticas para evocar un fallo en la intersubjetividad. Los tres dominios se reagrupan a veces en lo que hoy es llamado «neuropsicoanálisis».
¿El psicoanálisis, los psicoanalistas, debe, deben, contribuir a esta Psycopathia Autista?
Pregunta que planteo concluyendo la cita de Lacan: «[…] En suma, si esta lectura [de las Psychopathia Sexualis] puede ser recomendable, es tan sólo a fin de mostrarles la diferencia no sólo de resultados sino de tono, que existe entre ese modo fútil de investigación y lo que el pensamiento de Freud, y la experiencia que dirige, reintroducen en este dominio -esto se llama, muy sencillamente, la responsabilidad».
Hay actualmente «investigaciones fútiles» y publicaciones irresponsables, a propósito del autismo.
La entidad psicopatológica «autismo infantil precoz» apareció en 1943 innovando una disciplina, la paidopsiquiatría, que tiene sus propias reglas, sus propias obligaciones: la observación, el diagnóstico, la o las clasificaciones nosográficas, el pronóstico, las terapéuticas, según coordenadas precisas. Para Leo Kanner, las del estudio del comportamiento (conductismo), de la psicología del desarrollo (Arnold Gesell), de la psiquiatría psicobiológica (Adolf Meyer). El psicoanálisis, que la había «emborrachado» en los anos veintes, se le volvió repulsivo.
Curiosamente, los psicoanalistas y psicoterapeutas de ninos entraron desde el inicio a esta disciplina sin ninguna pregunta en cuanto a las transformaciones que ella les imponía. Por el contrario, preguntémonos nosotros: esta entidad patológica, sin cesar modificada, ¿puede plantearse, en tanto tal, en el «campo freudiano»?
Hay preguntas, como Jean Allouch le senalaba al antropopolitólogo Marcel Gauchet el pasado 30 de septiembre, que no se plantean, que no tienen ninguna pertinencia en el campo abierto por Freud, llamado por Lacan campo abierto y limitado. ¿Tiene el objeto «autismo» alguna pertinencia en el campo freudiano?
Propongo en este seminario examinar los dos extremos de la pregunta.
Regresar a las fuentes del «autismo», término introducido por Bleuler en tensión con Freud: contra la sexualidad (eros desapareció, se nota en todos lados); contra la represión (rearticulada con «Los dos principios del acaecer psíquico» (1911)). Habrá entonces que precisar nuevamente las acepciones de los autismos de Bleuler (1908, 1911 y 1913), las de Kanner (1943, 1949, 1956, 1968). Estas investigaciones, tras el coloquio de junio de 2010 Autismeltingpot, son realizadas por Julio Barrera Oro, Laurent Gillette y Yan Pelissier, en una especie de Aut’Quartet. Un breve video mostrará a Kanner y el testimonio de Donald T. (caso inicial de «Autistic disturbances of affective contact«).
En el otro extremo, hacer una lectura crítica de publicaciones recientes de los picudos franceses del autismo que le anaden a la entidad patológica «autismo», en el marco psiquiátrico nunca cuestionado, toda una población de conceptos abstractos. Sus «cuadros clínicos», descripciones cada vez más sabias son, sin que ellos lo sepan, otras tantas prescripciones. ¿Cuál es ahí la apuesta? La proyección del documental Le Mur, La psychanalyse a l’épreuve de l’autisme pondrá el acento en los actuales callejones sin salida.

Bibliografía

Psycopathia Autista, Febrero 2012

Horario

Viernes 24 de febrero de 2012: Sábado 25 de febrero: Domingo 26 de febrero:
Registro: De 15:00 a 16:00 hrs. De 10:00 a 14:00 hrs. y De 10:00 a 14:00 hrs.
Inicio: De 16:00 a 19:30 hrs. De 16:00 a 19:30 hrs.
Aportación
De esta fecha y hasta al 15 de enero: $1,400.00
Del 16 al 30 de enero: $1,500.00
Del 1 al 23 de febrero: $1,600.00
El día del seminario: (Si hay cupo) $1,700.00
Directamente en las oficinas de con:

Jacqueline Aguilera: jackie@mecayoelveinte.com.

Tel: (55) 5541 0996.

Con los organizadores: También con:
Juana Inés Ayala Chapa:

juanaines@mecayoelveinte.com

Tel: (81) 83-35-15-58

Rosa de la Barrera:

rosabd@prodigy.net.mx

Tel: (55) 56-62-64-09

Rodolfo Marcos-Turnbull:

rodolfomarcos@mecayoelviente.com

Tel: (55) 55-89-54-72

Susana Bercovich:

susanabercovich@yahoo.com.mx

Tel: (55) 55-15-89-21

Pola Mejía Reiss:

polamejiar@mecayoelveinte.com

Tel: (739) 39-50-326

GloriaLeff:

gleffker@gmail.com

Tel: (55) 52-86-78-63

Liliana Munoz:

lilianamunoz@mecayoelveinte.com

Tel: (55) 52-80-96-37

Gena Riccio

gena1riccio@gmail.com

Tel: (55) 55-45-97-80

María Inés Pérez:

mariainesperezlubrina@mecayoelveinte.com

Tel: (81) 83-56-19-90

Marina Serrato:

marsolser@live.com.mx

Tel: (55) 56-04-87-77

Lucía Rangel H.:

lrangel@mecayoelveinte.com

Tel: (55) 55-54-58-49

CarmenTinajero:

carmentinajero@infinitum.com.mx

Tel: (993) 312-33-25

Nancy Jeannette Garza:

nancygarza@mecayoelveinte.com

Tel: (81) 81-23-06-09

Visite nuestro sitio www.mecayoelveinte.com y realice su inscripción mediante el sistema de pago PayPal.

Si desea depositar el importe correspondiente directamente en el banco, puede hacerlo en la cuenta número 608559681 del Banco BANORTE, a nombre de: Editorial , A.C. En este caso, deberá enviar copia de su boleta de depósito y todos sus datos: nombre, dirección, teléfono, y correo electrónico, al fax: (01 55) 55 41 09 96 de la Cd. de México, o por correo electrónico a:jackie@mecayoelveinte.com. En ambos casos recibirá su comprobante vía correo electrónico. Es importante que realice este procedimiento a tiempo, para evitar que su registro se demore. Por favor conserve y lleve con usted al seminario su ficha de depósito para garantizar su ingreso. Al enviar por fax su ficha de depósito, asegúrese de especificar: INSCRIPCIÓN AL SEMINARIO DE MARIE-CLAUDE THOMAS.